HomeEl libroLa medallaCapítulosCampeonatosJugadoresPrensaContacto
Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Capítulo 7
Capítulo 8
Capítulo 9
Capítulo 10
Capítulo 11
Capítulo 12
Capítulo 13
Capítulo 14
Capítulo 15

Anexos

Capítulo 8
1976 – 1978: Una nueva estrella llega a Viña del Mar.

“La nueva regencia evertoniana dirigida por Antonio Martínez esbozó al hacerse cargo del club, para la temporada 1976, un plan que conduciría a Everton en tres años a pelear el título del Campeonato Nacional. Pero, este plan, que parecía extraído de la puesta en marcha de una empresa o negocio, tenía un punto débil, una variable que nadie sería capaz de anticipar: el fútbol no es una ciencia exacta sino que es veleidoso, de ahí que el plan no resultara por la sencilla razón de que Everton fue campeón al primer año de la llegada de la gente del Casino Municipal al club. Y con esto los objetivos a plazo, fijados en un principio, cambiaron. Y lo hicieron de forma radical.”

“A los ochenta y cinco minutos Brunell derriba a Novello en el área. El árbitro, Gastón Castro, decreta penal. Lo sirve Luis Miranda y estrecha el marcador. Los últimos minutos se juegan en forma desesperada, Unión atacando y Everton defendiéndose con todo y con todos, hasta que en el epílogo del partido Ceballos recibe un rechazo en su medioterreno enfilando el solitario solo hacia el arco de Enoch, al que bate pese a sus desesperados esfuerzos. El tercer gol de Everton, es la tercera corona de Everton. En ese instante se acabó el partido. Los hinchas viñamarinos ingresaron al campo de juego. Para no hacerse problemas, el árbitro señaló el fin del encuentro. El término del compromiso fue la señal para que comenzaran los festejos en el estadio y en la Ciudad Jardín. Al igual que en los años 1950 y 1952, el carnaval por las calles fue multitudinario.”

            Subcapítulos:

  • 1976. Everton conquista su tercera estrella.
  • 1977. Muy cerca del bicampeonato.
  • 1978. El fin del ciclo de Pedro Morales.