HomeEl libroLa medallaCapítulosCampeonatosJugadoresPrensaContacto
Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Capítulo 7
Capítulo 8
Capítulo 9
Capítulo 10
Capítulo 11
Capítulo 12
Capítulo 13
Capítulo 14
Capítulo 15

Anexos

Capítulo 4
1955 – 1959: Volver a empezar.

“Con la partida de Martín García Everton terminaba un ciclo, en el cual se habían obtenido dos campeonatos y la imagen de ser un equipo compacto, de buen trato al balón y de jugadores de exquisita técnica. A partir de ese momento, empezaba otra era, una en la cual las decisiones primordiales estarían orientadas a la estabilidad económica de la institución, tratando de lograr un equilibrio entre los gastos y los ingresos. Poco a poco, el equipo que habían formado García y el doctor Marín se iría desarmando. Principalmente, porque sus principales jugadores serían requeridos por otros clubes, pero también, porque para otros, sencillamente, sus mejores años en el fútbol ya habían pasado.”

“Aprovechando que el Campeonato de 1956 terminó a mediados de noviembre, la dirigencia planifica una gira por el norte del país. La idea era hacer caja para paliar el receso estival. De ahí que Everton, entre finales de noviembre y mediados de diciembre de 1956, juegue catorce partidos. Esta gira llevará al conjunto viñamarino a recorrer desde Copiapó hasta Arica. Aunque los resultados económicos no fueron los deseados, el cuerpo técnico haría un descubrimiento notable, un espigado centrodelantero que jugaba por la selección de Tierra Amarilla y que, una vez incorporado a Everton, con el tiempo se transformaría en uno de los iconos del club. Su nombre: Eladio Rojas.”

            Subcapítulos:

  • 1955. Se inicia una nueva era.
  • 1956. Se consolida el trabajo de Snopeck.
  • 1957. El equipo se renueva.
  • 1958. Everton ayuda a Wanderers a salir campeón.
  • 1959. Un año de desilusiones.