HomeEl libroLa medallaCapítulosCampeonatosJugadoresPrensaContacto
Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Capítulo 7
Capítulo 8
Capítulo 9
Capítulo 10
Capítulo 11
Capítulo 12
Capítulo 13
Capítulo 14
Capítulo 15

Anexos

Capítulo 3
1948 – 1954: El equipo de Martín.

“La noche del 31 de enero de 1953, 11.708 espectadores pagaron su entrada para ver un encuentro amistoso entre Everton e Independiente de Avellaneda, en el Estadio El Tranque. No era un partido cualquiera, ya que todos esperaban un gran juego, conocedores del juego pulcro y refinado de los oro y cielo y del siempre poderoso cuadro argentino. Sin embargo, lo que vio el público que asistió al estadio, no fue la clásica lucha entre un gigante del río de la plata y un equipo chileno dispuesto solamente a no perder y a rendir decorosamente. Esa noche se vio una de las mayores presentaciones de buen fútbol que un equipo chileno haya demostrado jamás. Everton no sólo ganó, sino que goleó por cinco goles a cero a un grande de Argentina, en una jornada inspirada para el equipo de Meléndez, Lourido, Biondi, Hurtado y compañía, dirigidos desde la banca por el chueco Martín García.


           
“Pero para llegar a ese momento habían pasado cinco años, para ser exactos cinco años, un mes y doce días desde aquel 19 de diciembre de 1947 cuando el doctor Oscar Marín, entonces presidente del club, había nombrado a García entrenador del primer equipo. Si bien, García no tenía experiencia como entrenador, sí tenía un largo recorrido como jugador. En 1946 llegó a jugar por Everton. Además, compartía con el doctor Marín la idea básica de la actividad: el fútbol es un deporte y un juego. Creían absolutamente que los jugadores debían ser tratados con respeto y afecto, y que sólo la conformación de un buen grupo les podría dar los resultados esperados. Por si fuera poco contaron con un grupo de jugadores jóvenes y de talento dispuestos a hacer suyos estos enunciados. Tanta confianza depositó en ellos Martín García, que el equipo, mientras estuvo bajo su dirección, nunca se concentró antes de los partidos”

            Subcapítulos:

  • 1948. Aparece un nuevo Everton.
  • 1949. Everton se transforma en contendiente.
  • 1950. La corona sale por primera vez de Santiago.
  • 1951. El rival a vencer.
  • 1952. Everton recupera la corona.
  • 1953. Se acaba el combustible.
  • 1954. Culmina un ciclo.