HomeEl libroLa medallaCapítulosCampeonatosJugadoresPrensaContacto
Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Capítulo 7
Capítulo 8
Capítulo 9
Capítulo 10
Capítulo 11
Capítulo 12
Capítulo 13
Capítulo 14
Capítulo 15

Anexos

Capítulo 14
2004 – 2007: La reinserción en el fútbol grande.

“Lo sucedido en el Norte Chico, el miércoles primero de junio del 2005, es posible calificarlo como uno de los peores desempeños arbitrales en la historia del fútbol chileno. Everton vencía uno a cero, con gol de Renato Ramos, hasta los noventa minutos de juego. En ese instante el cuarto árbitro, señor Cristián Basso, anuncia seis minutos de descuentos, que a la luz de lo sucedido en el trámite del partido no se justificaban. En el segundo minuto de descuento, empata Coquimbo. Y en el cuarto, a insinuación del polémico cuarto árbitro, el juez del compromiso, Eduardo Ponce, expulsa a Camilo Rozas por un supuesto insulto. Ante los reclamos de los viñamarinos, el cuarto árbitro agregó cuatro minutos adicionales más. Los coquimbanos, que de nada les servía el empate, se fueron con todo en busca del segundo gol, que consiguieron en los noventa y seis minutos, tras lo cual se terminó el cotejo, en medio de las protestas desenfrenadas de los ruleteros sobre el cuarteto réferil.”

“La suerte de Jorge García se selló con el clásico porteño, relevado de su cargo por las autoridades del club, donde siguió a cargo de las divisiones menores, era hora para un nuevo cambio de entrenador. Esta vez los anhelos de los dirigentes se cumplieron, al contratar a Nelson Acosta. Si bien no lo sabían en ese instante, el vínculo entre la institución y el experimentado entrenador conduciría a posicionar al elenco viñamarino en los lugares de privilegio del fútbol nacional. Acosta recibió a Everton en el último lugar del Campeonato de Clausura, con sólo tres puntos en nueve jornadas.”
           
            Subcapítulos:

  • 2004. Sale Socías, entra Garcés.
  • 2005. Un año con Peineta.
  • 2006. El año de Espina, del submarino amarillo y de la Sociedad Anónima.
  • 2007. La era Olmos y el mal comienzo de la Sociedad Anónima.